Recuerdo mi primera vez… Se me presento por medio de una revista en las manos de un amigo, inocentemente abrí sus primeras hojas y fue como una descarga de morbo y adrenalina que recorrió mis sentidos, no pasaron ni dos días para que yo anhelara más. Pagaba de mi mesada las revistas que mi “amigo” me hacia el gran favor de comprarme, no podía comer, pero tenía el placer sexual a mi alcance. Pero hay un problema con la pornografía: se muda a vivir contigo. Cuando le abres la puerta la primera vez, no se va cuando cierras la revista o apagas la televisión; no, ella se queda a vivir contigo. Tu cerebro se convierte en su habitación, allí mora, las 24 horas del día se pasa taladrando mensajes eróticos en tu memoria, susurrándote cuando se encontraran solos otra vez. Construye su propio hogar en tu mente. He allí su fortaleza, se muda a vivir contigo, es fácil invitarla a entrar y muy difícil obligarla a salir.
 
La crisis emocional, sexual y espiritual del siglo 21, es resultado de decir “SI” a la pornografía, homosexualidad y fornicación.
 
Llego el momento en mi vida en que no podía pasar mas de unas cuantas horas sin verla de nuevo, era una necesidad que me consumía vivo, una insidia que cauterizaba mis sentidos y me llevaba cautivo a sus fauces…era un adicto, un pornógrafo consumado. Conocía los “actores y actrices” de las “películas porno”, sabia en que paginas buscar, dependiendo mi “estado de ánimo”. ¿Pornografía light? ¿Pornografía fuerte? ¿Masoquismo? Conocía el repertorio. Pasaba noches sin dormir viendo canales pornográficos, esperar a que se fuera mi familia a dormir para poder iniciar mi deleite sexual era mi razón de vivir; es increíble lo que un encuentro con una revista pornográfica puede hacer en tu cerebro. Sabes que algo anda mal cuando eres incapaz de mantener una conversación sin imaginarte desnuda a la persona con la que hablas, sabes que has llegado al borde de un colapso cuando empiezas a entregar reportes y tareas malas en la universidad debido a que tu mente esta mas llena de orgasmos y semen, que de números y economía; comprendes que estas a punto de morir cuando tu esposa te descubre en el baño masturbándote, te despiden del trabajo por lo mismo y pasas mas de 23 horas al día consumido por esa bestia.
 
La mejor forma de desperdiciar tu vida, y destruirte, es pasar el tiempo fumando marihuana, viendo pornografía y alejado de Dios. Ves tu vida arruinada, la depresion hace presa de ti, las pesadillas atormentan tu noche y la alteracion nerviosa de dia, y la escasez pareciera haberse pasado a vivir contigo, literalmente es como si todo lo que haces no funciona y la bendicion se aleja mas y mas de ti. Llega el instante en que piensas que es IMPOSIBLE salir, tu mente y corazón se bloquean y empiezas a decirte a ti mismo que estas “maldito” y lo peor: que “quizás podrías vivir así toda tu vida”, pero NO es así. MIS DOS DESCUBRIMIENTOS La pornografia te maldice debido a que promueve todo el sexo que destruye tu sexualidad y relación con Dios: sexo oral, gay, fuera del matrimonio, sexo con animales, sexo sin Amor, y sexo violento, entre muchos otros. NO existe nada mas destructor para tu vida sexual, emocional y espiritual, que la pornografía. El sexo NO se trata de pornografía, genitales y morbo; se trata de Amor, Pureza y Descendencia. Descubri que la pornografia tiene dos enormes debilidades: necesita alimentarse diariamente y debe vivir sola.
 
1. ALIMENTO SEXUAL:
 
La pornografía come, y come mucho. Entre mas comida le des mas fuerte se pone. Es por eso que cada vez necesitas algo “mucho más fuerte”. Vela como una diminuta serpiente, pero que va creciendo y engordando hasta convertirse en una boa capaz de devorarte de un solo mordisco. Con cada imagen que comes, con cada video que ves, con cada conversación, palabra, revista…que le das de comer a tu “serpiente”, la estás haciendo mas fuerte y mas poderosa y mas capaz de vencerte. Con cada comida sexual le entregas tu Poder de Hijo de Dios a la pornografía. 3 cosas que satanas usa para hacerte su esclavo y destruirte: la marihuana, la pornografía y el ateismo. ¿Sabes cómo se mata a esa “serpiente”? Dejándola morir de hambre. Matándola de inanición. No le des de comer por una semana y te darás cuenta de que está muriendo aunque sea un poco, no le des de comer un mes y notaras su debilidad y desesperación por comer, déjala morir de hambre y no pasaran tres meses sin que un olor fétido salga de tu interior demostrándote que la bestia acaba de morir. Piensa en esto: cada vez que dices NO a ese sitio porno, estas restándole poder a tu bestia. Cada vez que te niegas a darle mas comida sexual, tu bestia se debilita. Hasta la muerte. Niégale la comida y la asesinaras. Síguela alimentando y te comerá vivo. Las 3 cosas que mas destruyen tu cerebro y vida sexual: la pornografía, la fornicación y la falta de Oración. La pornografía llega a convertirse en un canal hacia el placer. Cuando el Placer sexual lo obtenemos de nuestra esposa(o), bajo la cobertura del matrimonio, en una relacion heterosexual, el Placer no solo llegara a su máxima realización (no creas que tu cuerpo puede llegar a experimentar el máximo placer solo viendo a otros tener sexo en imágenes o videos) sino que contarás con el RESPALDO TOTAL de Dios sobre tu vida sexual.
 
 
2. VIVIENDO EN SOLTERÍA:
 
La pornografía debe habitar sola en tu mente. Si le abres la puerta a otro Inquilino, no podrá cohabitar con él. En cuanto alguien más llega, no tiene la fuerza de mantenerse. Es como si tuvieras una vasija llena de arena, en cuanto le echas agua pura, la arena sale, es literalmente consumida por el agua pura y fresca hasta no solo eliminar toda la arena sucia sino también dejar limpia la vasija. Así opera también en nuestra mente. Mientras la pornografía viva sola, te destruirá; pero en cuanto invites a otro Invitado, ella será eliminada. El Invitado se llama ESPIRITU SANTO. “Yo les digo que cualquiera que mira pornografía, ya ha cometido adulterio en el corazón.” JESÚS.
Mateo 5:28 A veces cometemos el error de suponer que Dios no se acercara a nosotros mientras estemos sucios, que El nos despreciara por estar contaminados y que no podemos atrevernos a pedirle que venga a nuestra vida mientras nuestras “bestias” habiten en nosotros…y eso es un gravisimo error, porque EL UNICO CAPAZ DE ASESINAR A NUESTRAS BESTIAS ES DIOS. Mientras no lo Invitemos a nuestra vida, la pornografía habitara sola en nuestra mente y seguirá siendo ‘la reina”, pero en cuanto Invitamos a ESPIRITU SANTO a que sea El, el dueño absoluto de nuestra mente y la sujete a la obediencia de JESÚS, wow, “la arena es eliminada por el Agua pura y fresca”.
 
 
CONSEJOS PARA ASESINAR TU BESTIA.
 
1. NO TE RINDAS.
Así de fácil. Caerás mil veces pero mil una El te levantará en Su gracia si tan solo sigues PERSEVERANDO. Jesús te Ama profundamente y nada impedirá que Su profundo Amor por ti continué. Olvídate del fracaso de ayer (o de hace quince minutos) y vence a tu bestia. ¿Que es peor? ¿Rendirse o perseverar? ¿Que Glorifica a Dios? ¿Rendirse o Perseverar? La perseverancia es la que Glorifica a Jesús. PELEA UN ROUND MÁS.
 
2. YA NO ALIMENTES A LA SERPIENTE.
Mátala de hambre, literalmente. Ni un poquito, nada. Déjala morir de inanición. Corta el Internet ó bloquea el contenido pornográfico (hay software especializado en esto), corta el cable de la televisión. Quema (literalmente) toda revista, película, vídeo o material pornográfico que tengas cerca. Se radical. Es una guerra y debes ser radical. Quítate el alimento a tu bestia y la matarás.
 
3. INVITA A ESPÍRITU SANTO.
Comprende bien algo: solo Él puede liberarte. El es la Fuente de Poder de Dios. El te Ama y cuando El llena tu vida, toda bestia sale y muere. Habla a diario con Dios. Sumerjete en Su Presencia y nada podrá vencerte. La clave NO esta en que tu pelees contra la pornografía, la clave esta en que tu te rindas a Jesús, la clave NO esta en que tu desgastes tu energía en batallar contra la bestia, la clave esta en que pases el mayor tiempo posible a los Pies de Jesús; la clave NO esta en ti mismo(a), esta en El; ayuna 3 días seguidos, sumerjete en Su palabra escrita, haz lo que debas hacer para sustituir el tiempo que pasas en la pornografía, con la Presencia de Dios. AMAR A DIOS, ES LA CLAVE PARA NUESTRA SANTIDAD.
 
Dile “Amado Espíritu Santo, yo si anhelo vencer a la pornografía, pero no puedo, ya lo he intentado y no puedo, pero sé que Tu si puedes. ¿Podrías ayudarme? Anhelo invitarte a que vengas a mi vida, se que Tu quieres limpiarme y sanarme. Ven Espíritu Santo y ayúdame a Conocer a JESÚS íntimamente, enamorame de El al máximo para que ese Amor sea mi fuerza para decir NO. Prometo buscarte a diario a partir de hoy en Ayuno, Biblia y Oracion de madrugada. Te entrego mi vida amado JESÚS, eres el nuevo Dueño de mi mente y corazón, alma y espíritu. Gracias PADRE Santo y Todopoderoso, Amen.”
 
Autor: Pastor Alejandro Rivas
2016-06-12T16:07:11+00:00

One Comment

  1. Victor 23 junio, 2016 at 11:16 pm - Reply

    Muy buen artículo.. Que Dios siga usándolos en esta generación que oculta temas tan importantes como estos.. ??

Leave A Comment