¿Cuál es el mejor modelo de matrimonio? ¿Deberíamos legalizar todo tipo de relación? Es tiempo de respuestas honestas y crudas:

¿QUE ES ESO QUE LLAMAMOS “MATRIMONIO”?

El matrimonio no es un documento legal humano para legalizar una relación delante de la sociedad, no es una simple opción religiosa para ser aceptado en una institución, país o ideología, ni mucho menos una idea obsoleta formada de una mezcla de culturas antiguas; el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer delante de Dios para pedirle Su Bendición y Cobertura, es la única oportunidad que tenemos de presentarnos delante de Dios como pareja y recibir Su Bendición sobre nuestra relación, y disfrutar Su indispensable cobertura sobre nuestro hogar y descendencia.

El Matrimonio legaliza nuestra relación delante de Dios y esa realidad lo cambia absolutamente TODO.

¿CUÁL ES EL MEJOR MODELO DE MATRIMONIO?

Cuando nos casamos se manifiesta la bendición de nuestro Creador al 100%, pues tu 50% se complementa con el 50% de tu pareja idónea, guiándonos a la perfección emocional, sexual y espiritual de nuestra vida humana. En otras palabras: el matrimonio es un asunto de TRES pues Dios habita dentro del matrimonio. Dios exige honrar al Matrimonio porque Él mismo, Su misma esencia, Su Poder está dentro de él.

Dios + Hombre + Mujer = matrimonio

El mejor modelo de matrimonio es aquel en el que Dios habita, pues mientras Dios no forme parte de nuestras relaciones, seguiremos malditos y experimentando bendiciones emocionales, sexuales y espirituales incompletas. El matrimonio no es de uno, de dos, de tres, cinco, veinte o cien personas, sino es de tres: Dios + pareja idónea. 

Y esa es la clave: el matrimonio homosexual y polígamo no cuentan con la aprobación de Dios por lo que Dios no habita ni habitará en ellos. Una relación sin Dios no puede ni podrá jamás accesar a lo que el matrimonio ofrece, por lo tanto no puede llamarse “matrimonio“.

¿DEBERÍAMOS LEGALIZAR TODO TIPO DE RELACIÓN?

El matrimonio es un “permiso legal Divino” para tener relaciones sexuales y disfrutar Su cobertura. La falta de la Cobertura de Dios es lo que hace que millones de parejas fracasen alrededor del mundo; NO existe el concepto de Matrimonio sin estar Dios 100% involucrado en el, porque Él es el único con la autoridad para legalizar legítimamente nuestras relaciones.

Dios es el creador del sexo, de la pareja idonea y del matrimonio, NO fue la ciencia, el mismo ser humano o la evolución, sino Dios mismo quien lo diseño todo, NO existe el concepto de “sexo” o “matrimonio” sin que Dios este 100% involucrado en él. ¿Como separar al Diseñador de su creación? ¿Como separar al Artista de su obra? Cuando el ser humano pretende “legalizar” relaciones como “matrimonio gay” o “matrimonio poliamor” sólo esta demostrando su completo desconocimiento acerca del Matrimonio, la ley de Dios y la sexualidad humana. ¿Como llamar “matrimonio” a una relación que no cuenta con la aprobación legal de Dios? No importa en cuantas iglesias o instituciones gubernamentales “se casen” las parejas del mismo sexo, o poliamor, ni cuantos documentos legales obtengan…jamas disfrutaran de los beneficios y bendiciones de la Cobertura y Aprobación de Dios.

¿De que me serviría tener la aprobación de otro ser humano en mi relación, si carezco de la aprobación de Dios? ¿que cambiaría eso? lo que realmente NECESITO es que Dios apruebe mi relación y me sacie de Su bendición a mi, mis hijos y nietos, sólo así detendremos la crisis global.

Llamar “matrimonio” a la unión de cinco personas o a la unión de dos personas del mismo sexo es algo ilógico y sin el menor sentido, porque jamas estarán legalmente casados delante de Dios, y seguirán maldiciendo sus vidas y sus hijos aunque tengan un papel escrito por un ser humano que diga que están “casados”. El Matrimonio es algo espiritual y no humano. Su legalización es Divina y no humana. 

Pretender que poseemos el “poder” para legalizar el pecado es una utopía, porque lo que Dios desaprueba continuará careciendo de Su bendición y conducirá siempre al infierno a quienes decidan practicarlo.

No caigas en el error de excusar el pecado aprobándolo en nombre del “amor”, porque eso hace precisamente satanás para engañar a esta generación pretendiendo legalizar el pecado de la unión gay, bisexual, poliamor, zoofilia o el adulterio, basados en que “es solo amor”, pero ante Dios siguen siendo pecados.

En la relación heterosexual en matrimonio, cada relación sexual te honra, bendice y fortalece, además de contar con la bendición de Dios eternamente. En la relación polígama, homosexual, bisexual, pedofila o zoofilica, cada relación sexual te deshonra, maldice y debilita, además de no contar con la bendición de Dios. El matrimonio es indispensable, poderoso y espiritual, y la Cobertura de Dios está sobre Su diseño: un hombre y una mujer bajo el matrimonio. 

Recordemos que el hecho de que Dios nos ama no es sinónimo de “dejarnos hacer lo que se nos pegue la gana”, sino que Su amor se manifiesta en que siendo todos nosotros pecadores, Dios nos ama a todos por igual, por lo que quien se arrepienta y crea en Jesús, vivirá eternamente. El amor es amor y el pecado es pecado. 

Autor: pastoralejandrorivas.wordpress.com

2016-07-07T17:51:26+00:00

Leave A Comment